Buscar en este blog

sábado, 3 de diciembre de 2011

WHAT'D I SAY (1959)


En la lista de las "500 mejores canciones de la historia" elaborada hace un tiempo para la revista Rolling Stone a partir de la votación de un jurado 127 personajes del mundo de la música (cantantes, músicos, productores, compositores, críticos, etc.) este tema de Ray Charles (Ray Charles Robinson, 1930-2004) ocupa nada menos que el puesto número 10. Y si de mi dependiese, aunque solo sea por la génesis de la canción, le otorgaría el primer puesto... Porque la canción tiene su historia, una interesante historia que el propio cantante nos resume en su libro autobiográfico Brother Ray:

Sucedió que estábamos tocando una de las últimas piezas de baile, en algún sitio en el Medioeste (de EE.UU), y todavía teníamos que ‘liquidar’ otros 12 minutos antes de que finalizara la sesión. Un concierto típico de esta clase, se prolongaba unas cuatro horas, incluyendo los 30 minutos del intermedio. Era cerca de la 1 a.m. y recuerdo que ya habíamos tocado nuestro repertorio en su totalidad. No quedaba nada que se me pudiera ocurrir, entonces le dije a la banda y a The Raeletts, (que formaban el coro): 

-Escuchen, voy a tratar de jugar un poco, tocando y cantando. Ustedes solamente síganme en lo que yo haga. 

Entonces, comencé a tararear algo, unos pequeños compases que estaban flotando dentro de mi cabeza. Me sentí bien y seguí tocando. Una cosa llevó a la otra, y me encontré cantando y pidiéndoles a las chicas que repitieran después de mí… Luego, podía sentir que toda la estancia retumbaba y se agitaba ferozmente.


Ese sitio del Medioeste norteamericano, si hacemos caso a la Wikipedia, era un club nocturno en Milwaukee.  Y la improvisación gustó tanto al público que al finalizar el concierto la gente se preguntaba donde se podía comprar el disco que contenía esa pieza grabada.


A raíz de esto  Ray Charles se propuso grabar el tema. Y la canción se grabó a mediados de 1959, no sin ciertos problemillas (la casa discográfica puso reparos argumentando que era muy larga y, además, fue prohibida en unas cuantas emisoras de radio bajo el pretexto de que era demasiado sugerente...), convirtiéndose sin ninguna duda en el mayor éxito del cantante.


Con el paso del tiempo la canción se convirtió, invariablemente, en el cierre de todas sus actuaciones. De tal modo que cuando el público la escuchaba ya sabía que el concierto había acabado definitivamente.


En España no entró en las listas de éxitos hasta 1963, y no pasó de un 13º puesto. No eran buenos tiempos para este tipo de música en nuestro país.


En Youtube encontraréis unos cuantos vídeos del tema en cuestión. Después de haber visualizado unos cuantos, me decido por éste, grabado en directo en Francia en 1968, en el que, además de su banda y su coro le acompaña al órgano Billy Preston.


Las versiones de la canción son innumerables. Conozco unas cuantas que me gustan bastante (Los enlaces llevan a los vídeos o audios correspondientes):
Añadir como curiosidad, que conservo una grabación de Los Mustang, dentro del volumen "POP Español 3. Guateques". Los Mustang fueron un grupo español muy popular en los años 60, entre otras cosas por sus versiones en castellano de los temas clásicos de Los Beatles.

Se trata de una curiosa versión ya que, por una parte, está interpretada en inglés y en español, y por otra parte incluyen en ella un fragmento del popular estribillo del famosísimo tema de Wilson Picket Land of 1000 dances. 


Aquí podéis escucharla
recién subida a mi cuenta de Goear.


Y un segundo vídeo de la versión de Jerry Lee Lewis, The Killer, uno de los legendarios del rock'n'roll por el que siento una especial predilección.

Y esto fue todo por hoy. Hasta la semana que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario